La comunicación no verbal y la cultura

Comparte:
  •  
  • 4
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Shares

comunicación no verbalEn alguna anterior ocasión ya hemos  hablado sobre la comunicación no verbal y la parte “humana, natural “ que hay en ella. Es algo que no se puede, ni se debe evitar, ya que forma parte de nosotros y, complementa, refuerza a nuestra comunicación verbal.

 

La postura es la clave no verbal más fácil de descubrir. Albert Scheflen descrubrió que, con sorprendente frecuencia, las personas imitan las actitudes corporales de los demás. Siempre que dos personas comparten un mismo punto de vista, suelen compartir también una misma postura.

Pero hay que tener en cuenta que cada cultura posee posturas que considera correctas y otras que juzga incorrectas, si bien lo que en una sociedad es signo de buena educación puede resultar poco menos que escandaloso en otra.

Por este motivo, os recomendamos que lo tengáis en cuenta si realizáis la entrevista en otro país o en una empresa internacional donde la persona que os entrevista pudiera provenir de “otra cultura diferente a la tuya”. Ya que incluso, y según el sociólogo Edward Hall, pueden aparecer  malentendidos por el hecho de que las personas de diferentes culturas disponen de sus microespacios en formas distintas. Y esto seguramente lo saben bien aquellas personas que tengáis relaciones profesionales y/o personales con personas de otras culturas.

Los árabes, los latinoamericanos y los italianos, como representantes de las culturas de alto contacto están acostumbrados al alcance de la distancia personal en la comunicación, que equivale a la distancia íntima en las culturas de bajo contacto tales como la americana, la canadiense, la norte-europea y la asiática. No es de extrañar, por tanto, que durante una comunicación un argentino se vaya acercando cada vez más para sentirse cómodo, y un noruego inconscientemente se aleje. (https://www.clublenguajenoverbal.com/proxemica-entre-culturas-club-lenguaje-no-verbal/)

La mirada fija y sostenida es una forma de amenaza para muchos animales, así como para el hombre. Una de las incomodidades de hablar en público es la de enfrentarse a todas las miradas fijas.

Kendon descubrió también que cuando una persona interroga a otra suele mirarla directamente a los ojos, a no ser que se trate de una pregunta atrevida o que se refiera a algún tema que le preocupe mucho a él mismo.

Establecer contacto visual o no hacerlo puede cambiar enteramente el sentido de una situación y más si hablamos de las diferencias culturales.

 

Como puedes ver, es muy importante conocer la cultura de la otra persona para evitar malos entendidos y tener más probabilidades de éxito sobre nuestro objetivo.

¿En alguna ocasión has realizado alguna entrevista de trabajo con una persona perteneciente a otra cultura? ¿Qué situaciones has vivido? Esperamos vuestros comentarios.

Fuente “La comunicación no verbal”. Flora Davis. Edit: Alianza


Comparte:
  •  
  • 4
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*