Parejas Orientadoras entrevista a Diego Reinoso

 

 

Diego Reinoso miembro de Parejas Orientadoras
Diego Reinoso miembro de Parejas Orientadoras

Ingeniero Químico, Executive MBA con más de diez años de experiencia en puestos técnicos y de gestión en multinacionales… Diego Reinoso hace gala del porqué ser excelente en su puesto de trabajo no está reñido en absoluto con el sentido del humor.

Para nuestro orientador, afincado actualmente en Berlín, ni existen distancias, ni cargas de tiempo, ni excusas, a la hora de colaborar altruistamente en la búsqueda de empleo de quienes solicitan ayuda en nuestra iniciativa.

Muy simpático, solícito y fresco, responde a nuestras preguntas alumbrando, con sus conocimientos y las sonrisas que provoca su personalidad, nuestro ya no triste mundo del desempleo.

                           Diego Reinoso          Perfil de Linkedin de Diego Reinoso

 

   “El recibir un gracias o que tu pareja orientada encuentre un empleo es como Mastercard: NO tiene precio.”

  • Estamos muy orgullosos de tu papel, Diego. ¿Tu orientación no conoce fronteras?

Buenas Rosa, gracias por las palabras, pero es de veras para mi un orgullo poder colaborar, como lo llevo haciendo desde el inicio de la iniciativa, con Parejas Orientadoras. Tienes razón: para poder colaborar con Parejas Orientadoras no es necesario estar en la misma habitación, barrio, ciudad o país que la pareja a la que orientas. Basta con tener ganas. Al comienzo de mi andadura como orientador vivía en Eslovaquia, y ahora en Alemania. Igual por eso, y ver cómo está la situación en el país que amo, me he sentido más animado a poner mi grano de arena desde la distancia y ayudar, en lo posible, a aquellas personas que lo necesiten, y que de veras quieran ser ayudadas.

  • Como persona que se ha liado la manta varias veces a la cabeza y ha emigrado en busca de empleo ¿qué consideras que debe saber quien esté pensando seriamente en hacer lo mismo?

(Se ríe). Eso es cierto a medias. He trabajado en España, Alemania, España de nuevo, Eslovaquia y ahora en Alemania de nuevo, pero siempre he ido con el trabajo desde casa. No obstante hay una cosa que es común, que es el aterrizar en un nuevo país, con un idioma distinto, unas costumbres distintas, no tener amigos ni nada allí y tener que empezar prácticamente desde cero. Es una experiencia muy dura pero muy gratificante. Dura por todo lo mencionado, pero gratificante porque cada mini-logro conseguido es como si ganaras la final del campeonato del mundo. Todavía recuerdo el primer día que en Alemania un compañero me dijo: “¿Por qué no te vienes esta noche con nosotros?” o el primer día que eres capaz de solventar un tema gracias a lo poco que conoces del idioma

Pero desde el punto de vista de una persona que emigra para buscarse la vida, encontrar un trabajo, la travesía es larga y dura. Por un lado tienes la necesidad de encontrar algo cuanto antes, y también es común el complejo de inferioridad inicial, de forma que aceptes empleos y condiciones de trabajo que en tu entorno de confianza ni se te hubiera pasado por la cabeza. Creo que como consejo para cualquier persona que quiere emigrar es que la emigración no es una carrera de 100 metros lisos, sino una de medio fondo o maratón. Hay que seguir hacia adelante, cada día un poco más e ir solventando los pequeños problemas, las grandes pájaras que vayan saliendo por el camino. Si he de destacar una cosa es el idioma y las costumbres: cuanto antes nos adaptemos a ellas, más rápida y mejor será nuestra integración.

  • ¿Cómo sería tu “elevator speech”, tu discurso de presentación, como Diego Reinoso?

No importa lo que he sido, lo que he estudiado, donde he vivido ni donde he trabajado. Importa quien soy y lo que puedo ofrecer para el presente y futuro. Ofrezco experiencia, formación, idiomas… pero sobre todo la flexibilidad, la adaptabilidad y un pensamiento innovador para ayudar a lograr los objetivos estratégicos o mejor aún buscar nuevos rumbos, nuevos mercados, nuevos productos de forma que nos situemos en primera línea de batalla.

Por ahi irian los tiros, siempre fallamos en intentar vender lo que hemos sido y lo que hemos hecho, ¡¡cuando tenemos que vender lo que podemos hacer!!

Se denomina curriculum mortis vs curriculum vitae.

  • Un punto de vista muy fresco, desde luego y muy inspirador… ¿qué más crees que deberían revisar los desempleados, a la hora de venderse?

Voy a seguir siendo fresco, y soltar una perla de la infancia. Cuando las ganas de jod… aprietan, ni los culos de los muertos se respetan. Cuando una persona está desempleada, y lo digo por experiencia, tiende a abrirse al mercado lo máximo posible, sin saber si encajaría o no, si hay oportunidades o no, si se sentiría motivado o no o si le gustaría o no. Creo que una fase muy importante es la aceptación inicial de: “Me he quedado en paro. ¿Y ahora qué?” y dedicar tiempo a reflexionar sobre quien soy, que he hecho, que me gusta, como está el mercado, donde hay oportunidades, qué necesito… antes de empezar a andar. Creo que esa fase es crucial ya que el conocerse a sí mismo es la clave para saber qué rumbo tomar: ¿Necesito formación? ¿Necesito idiomas? ¿Mi sector está muerto? ¿Dónde más pueden encajar mis aptitudes? No es lo mismo darse cuenta que en el sector en que llevas trabajando muchos años apenas hay oportunidades, que necesitas hablar inglés y moverte a Barcelona, cuando llevas 1 mes en paro, que cuando llevas año y medio desempleado.

Y otra parte muy importante es la preparación de las armas. Solo hay una oportunidad de causar una buena impresión. Cuando se busca trabajo, la primera impresión, en el 95% de las ocasiones, viene por un CV enviado. El CV es una cosa muy seria e importante y hay que meterle muchas horas de trabajo. El CV tiene que cumplir que: sea lo suficientemente corto y claro para que en una lectura en diagonal de 20-30 segundos llame la atención, lo suficientemente detallado para que se pueda ver el encaje persona-puesto, pero sobre todo, que deje preguntas abiertas de forma que el que lo reciba diga: ¡¡¡quiero saber más, quiero conocer a Diego!!!

Y por último, ¡¡¡hay que ser diferente!!! Competimos contra mucha gente, mucha mejor preparada, con más idiomas, experiencia… ¿donde va Vicente? ¡¡¡Donde va la gente!!! ¡¡¡No seas Vicente!!!!

  • ¿En qué momento te encontraste con Parejas Orientadoras y porqué decidiste formar parte de la iniciativa?

Creo que ya he contestado antes esta pregunta indirectamente. Al estar viviendo fuera de España y ver, oir, leer lo que está pasando allí, pues me entró la vena solidaria, pero… ¿cómo puedo ayudar desde Eslovaquia? Y ahí fue donde descubrí en LinkedIn Parejas Orientadoras. Eso, unido con que me gusta y disfruto enseñando, pues fueron una mezcla perfecta para un cóctel de éxito. Y como bien has dicho antes, P.O. no conoce fronteras

  • ¡Por supuesto que no! ¿Y qué le dirías a los orientadores que aún no forman parte de la iniciativa?

Que estar desempleado es una situación muy jodida. No todos hemos tenido la suerte de haber estudiado, saber idiomas, tener contactos… El camino para encontrar un nuevo empleo a veces es largo, sinuoso y parece no tener fin. Para ayudar no hace falta una gran dedicación, se trata de orientar, pero creo que la labor más importante que hacemos es la del apoyo moral, el saber que hay alguien detrás del cable para las dudas, los momentos de euforia, de bajón… de forma que, aunque el camino sea igual de largo y duro, se haga más llevadero. ¿Dedicación de tiempo? Muy poca, es más cuestión de tener ganas que disponibilidad de tiempo. ¿Quién no tiene 5-10 minutos cada 2-3 días para enviar un mail?

Y lo mejor de todo: El recibir un gracias o que tu pareja encuentre un empleo es como Mastercard: NO tiene precio.

  • ¡Con tus palabras, no me apunto yo misma, porque aún no tengo el perfil! ¿En qué consideras que eres diferente del resto de los orientadores?

Creo que si una cosa me hace diferente es el llamar a las cosas por su nombre, de forma que el mensaje quede claro. Si para ello he de usar un taco, lo uso, si para ello he de descalificar, sin llegar a la falta de respeto, ojo, lo hago, ya que lo que quiero conseguir es que inicialmente se dé la reacción en mi pareja de “tengo que cambiar mi situación y tengo que hacer algo” y que el mensaje, el meollo del asunto quede claro y diáfano. Obviamente además de señalar los aspectos de mejora, es muy importante resaltar las cosas que se hacen bien y animar, animar y animar. Soy un poco Risto Mejide, duro, pero tierno.

Como he comentado antes, una gran labor nuestra es apoyar en el camino, e intento apoyar y animar psicológicamente al menor indicio de que mi pareja está desanimada, deprimida, con falta de ganas… pero obviamente no soy psicólogo, así que solo me salen palabras de ánimo y para levantar la moral.

  • Y ya como última pregunta ¿a quién propondrías para una entrevista y porqué?

Ana Botella no vale, ¿no?

  • Sería un reto… escapar de sus guardaespaldas tras las preguntas.

Pues propongo a alguien mucho más interesante que ella, que le da mil vueltas en lo humano y profesional: Lylian Hernandez, una de mis primeras parejas. También tiene historias que contar.

Hemos pasado por muchos momentos buenos, malos, de euforia, de frustración, casi me manda a la mierda el primer día, hacía la mitad de lo que le decía y a su manera… pero creo que por eso funcionamos muy bien. Éramos y somos un buen complemento.

Al final, al ver que no había camino, se decidió a abrir su propio camino. Se fue de Sevilla a BCN a emprender ¡¡con un par de ovarios!!

  • Pues tomamos buena nota de tu sugerencia, Diego. Todo un placer entrevistarte. Agradezco de todo corazón tu buenísima disposición, tu sentido del humor y los conocimientos que has compartido con nosotros. Muchísimas gracias por todo ¡y nos vemos en las redes!

De nada Rosa, pero de veras gracias a vosotros por permitirme seguir haciendo realidad mis sueños de ayudar a las personas que lo necesitan. Un fuerte abrazo a todos y sobre todo, mucha fuerza y ánimo para el camino. Podéis contar conmigo para lo que queráis.

2 Replies to “Parejas Orientadoras entrevista a Diego Reinoso”

  1. Es gratificante ver cómo hay personas que dedican un poco de su tiempo para preocuparse por los demás y aportar su pequeño grano de arena para ayudar.Es loable su gratitud y voluntarismo. Diego es un ejemplo de que no hace falta estar en el lugar para ayudar, de que no existen distancias.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*