Herramientas para la búsqueda de #empleo: el diario de búsqueda.

Escribir un diario es una práctica que no todo el mundo considera como útil: hay mucha gente que no puede sino verlo como una actividad ñoña de adolescente.

Vamos a tratar de mostraros en este artículo lo útil que puede resultar tanto en vuestra búsqueda de empleo, como en vuestra vida profesional, y demás aspectos de vuestra vida.

Escribir un diario, especialmente si es a mano, te lleva a analizar y sintetizar tu situación: es decir, a pasar aquello que piensas y sientes en una terminología que pueda entender la persona que más tiene que comprenderte: tú.

El diario en la búsqueda de #empleo
Herramientas en la búsqueda de #empleo: el diario de búsqueda

 Tomar un bolígrafo y un cuaderno o papel, y verter con su ayuda aquello que nos ha sucedido durante el día, puede ayudarnos a desmitificar lo malo que haya podido parecernos ese día. Es más: si disponemos de tiempo a lo largo del día, aprovechar para utilizar el diario de búsqueda puede ser una productiva forma de abrir la válvula de escape del “mal rollo” o la impotencia, podremos dejar de considerar ese día como malo y podremos reconducirlo hacia un día mejorado, incluso feliz.

 

“Llevaba un día de perros y me abrí a vivir un día mejor”.

Estar enfadado o sentir emociones negativas, nos carga y sobrecarga de forma que descansar no basta. Y por mucho tiempo que pasemos tendidos en la cama, nuestro descanso no resulta reparador, ya que toda esa negatividad pulula en nuestra mente, tensando musculatura, imposibilitándonos el sueño y magnificando de forma injusta lo malo que haya sucedido, o lo bueno que aún esté por suceder.

Escribir un diario no es más que una acción que puede ayudarnos en todo esto que acabamos de comentar, además de favorecer algo muy importante, que es la autocomprensión.

Puede ayudarnos a reconsiderar mejor rasgos de nuestra conducta que son estupendos, o desentrañar cómo nos tratamos a nosotros mismos en la intimidad. Si actuamos de forma justa, si somos demasiado impulsivos… puede ayudarnos a detectar aspectos que, realzados o puestos a raya según el caso, pueden llevarnos a tener una experiencia vital mucho más positiva y constructiva.

Y más aún: puede ayudarnos a detectar objetivos y metas propias. Un punto de partida para organizar la vida hacia el crecimiento, hacia la mejora, hacia el bienestar.

El diario de búsqueda de empleo  podría entenderse como un complemento sencillo y eficaz para la búsqueda. Una forma de comprender mejor qué necesitamos, qué nos importa más y, por tanto, una forma de conseguir asegurarnos que aquello por lo que luchamos es, realmente, aquello que deseamos obtener.

Tras considerar todo esto ¿os atreveríais a considerar al diario como una ñoñería adolescente?

Texto por Rosa Palmer, miembro de Parejas Orientadoras.

Su blog, Por El Camino Azul.

Su espacio como colaboradora en La Nueva Ruta del Empleo.

Su Linkedin. Su Twitter. Su página de Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*