El contrato laboral

EL CONTRATO LABORAL

De conformidad con el artículo 1 del Estatuto de los Trabajadores (ET), un contrato de trabajo es el que se firma entre un trabajador que voluntariamente presta sus servicios por cuenta ajena y dentro del ámbito de organización y dirección de otra persona, física o jurídica, denominada empleador o empresario, a cambio de una retribución económica.

Para conocer toda la tipología, modelos, y características de los contratos de trabajo existentes puedes consultar la página web del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Los contratos más frecuentes:

1. Contrato indefinido: Es aquél contrato que no tiene fecha de finalización. Puede celebrarse verbalmente o por escrito. Un trabajador que no es dado de alta en la Seguridad Social, independientemente del tipo de contrato que haya firmado, adquiere la condición de trabajador fijo, una vez transcurrido un plazo igual al fijado legalmente para el período de prueba. Asimismo los contratos temporales celebrados en fraude de ley, también se presumirán por tiempo indefinido.

2. Contratos formativos: Existen tres: el contrato para la formación y el contrato de aprendizaje, tienen por objeto la cualificación profesional de los trabajadores en un régimen de alternancia de actividad laboral retribuida en una empresa con actividad formativa. Sólo puede firmarse con trabajadores de entre 16 y 25 años (hasta que la tasa de desempleo no se sitúe por debajo del 15%, la edad máxima puede llegar a los 30) que carezcan de la cualificación profesional reconocida por el sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo requerida para la firma de un contrato en prácticas. Es imprescindible que se realice por escrito, constando expresamente el contenido del contrato y el “Acuerdo para la actividad formativa en contrato para la formación y el aprendizaje”. La duración del contrato es mínimo de 1 año y máximo de 3 (aunque por convenio colectivo pueden establecerse otras duraciones de entre 6 meses y 3 años). El contrato en prácticas puede concertarse con quienes estuvieren en posesión de título universitario o de formación profesional de grado medio o superior o títulos oficialmente reconocidos como equivalentes, de acuerdo con las leyes reguladoras del sistema educativo vigente, o de certificado de profesionalidad. Es imprescindible que no hayan transcurrido más de cinco años, o de siete cuando el contrato se concierte con un trabajador con discapacidad, desde la terminación de los estudios. También debe ser por escrito. Su duración será de entre 6 meses hasta 2 años (su es inferior a los dos años caben prórrogas hasta llegar a la duración máxima)

3. Contrato de obra o servicio: tiene por objeto la realización de obras o servicios con autonomía y sustantividad propias dentro de la actividad de la empresa y cuya ejecución, aunque limitada en el tiempo, es en principio de duración incierta, no pudiendo tener una duración superior a tres años. Puede ser a tiempo completo o a tiempo parcial.

4. Contrato eventual por circunstancias de la producción: Se concierta para atender exigencias circunstanciales del mercado, acumulación de tareas o exceso de pedidos, aun tratándose de la actividad normal de la empresa. Podrá concertarse a tiempo completo o a tiempo parcial.  La duración máxima de este contrato será de seis meses dentro de un período de doce meses.

5. Contrato de interinidad: Tiene por objeto sustituir a trabajadores con derecho a reserva del puesto de trabajo, en virtud de norma, convenio colectivo o acuerdo individual, o para cubrir temporalmente un puesto de trabajo durante el proceso de selección o promoción para su cobertura definitiva.

6. Contrato fijo discontinuo: El contrato por tiempo indefinido de fijos discontinuos se concertará para realizar trabajos que tengan el carácter de fijos discontinuos y no se repitan en fechas ciertas dentro del volumen normal de actividad de la empresa.

7. Contrato de relevo: Este tipo de contrato se concierta con un trabajador, inscrito como desempleado en la correspondiente Oficina de Empleo o que tuviese concertado con la empresa un contrato de duración determinada, para sustituir al trabajador de la empresa que accede a la jubilación parcial. Se celebrará simultáneamente con el contrato a tiempo parcial que se pacte con este último. Se formalizará siempre por escrito en modelo oficial en el que constará necesariamente el nombre, la edad y las circunstancias profesionales del trabajador sustituido.

En mi blog http://emmagomezmartinez.blogspot.com.es/ voy a dedicar entradas específicas sobre cada uno de los tipos de contratos laborales.

El contrato mercantil

Se trata de un contrato a través del cual, una persona física o jurídica, se compromete de forma voluntaria, a prestar unos servicios por un precio o por una comisión determinados. Su regulación se encuentra en el Código Civil.

En el contrato mercantil el trabajador pasa a ser su propio empresario, no presta sus servicios por cuenta ajena, sino por cuenta propia ya que se convierte en autónomo y adquiere las obligaciones de este régimen.

Por tanto, el trabajador deberá:

1. Darse de alta en el régimen de autónomos.

2. Facturar trimestralmente el IVA.

3. La empresa efectuará las retenciones de IRPF, por tanto, deberá tributar trimestralmente también IRPF.

4. La empresa no está obligada a cotizar Seguridad Social, lo hará el trabajador cotizando su propia Seguridad Social en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

5. No existe indemnización por extinción del contrato.

En este artículo encontraréis todo lo que se debe saber sobre el contrato mercantil.

Autora:

Emma Gómez

Emma Gómez.

Muchas gracias Emma (@Emoine1976) por querer compartir con todos nosotros tu sabiduría sobre los diferentes contratos laborales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*